El poder de la industria del entretenimiento

Standard

“Si la gente de negocios que maneja la industria del entretenimiento hubiera sido tan poderosa 25 años atrás como ahora, uno violaría la ley al usar la videocasetera para grabar un evento olímpico y verlo más tarde. La videograbadora, suponiendo que la industria del entretenimiento le hubiese permitido a algún fabricante venderla, no tendría un botón de avance rápido porque nos dejaría saltear la propaganda sin verla.” Así, traducida a trompicones, empieza la columna de hoy de Dan Gillmor, en el Mercury News, que vale la pena leer. Tiene razón, y los detalles son bastante amenazadores para el futuro.