Standard

Fui con Gabriel, mi hijo, a ver a Luis María Pescetti, y presencié un acontecimiento histórico: el primer (creo) espectáculo para niños donde se dice (y repite, y repite, y repite) la palabra “pedo”. Con mímica, además. Y efectos de sonido (pero hechos con la boca). Qué bien cuando se van superando los límites.