Standard

No éramos los únicos en comer pochoclo durante la película de David Lynch.