Peatonal en Montevideo

Standard

Peatonal en Montevideo, a las ocho de la noche. Junto a la puerta del local de Burger King cuelga un parlante del que sale una música indistinguible, más bien un ruido de máquina desesperada, un chirrido en el que se adivinan quejas de electrones que han ido por el mal camino.

Un empleado de Burger King se acerca al parlante y lo agarra para descolgarlo. En el mismo momento, el ruido cesa. Por el lado opuesto de la peatonal van dos chicas. Ambas miran hacia el empleado y el parlante, y una de ellas exclama:

—¡Qué bien!

El empleado las mira un poco sorprendido, y después se ríe. Las chicas también se ríen. Y yo, que vengo unos veinte metros más atrás, me río por primera vez en el día.

Un árbol

Standard

Un árbol viene flotando en medio del mar. ¿Naufragó una isla?

Color y gusto

Standard

Si tiene otro color no puede tener el mismo gusto, a menos que me ponga a comer con los ojos cerrados.

Es lo que pasa con esas galletitas Oreo que traen propaganada de Shrek 2. El relleno es verde. El envoltorio dice “Mismo gusto”, pero sólo un ciego puede creerles. Una vez que el color fue visto, ya no hay caso: el gusto es necesariamente otro.