Miranda y el tiempo

Standard

Miranda se para frente al hombre de la caja, apoya el índice de la mano derecha en el mostrador y entrecierra los ojos. Está pensando cómo decirlo. El momento se extiende. El cajero inclina la cabeza a un lado, mientras transcurre un segundo de más. Alguien tose en la vereda, justo frente a la puerta abierta. Se oye un bocinazo. Un avión levanta vuelo allá en el aeropuerto. Hay que imaginar que todos los relojes de la ciudad se hacen visibles de pronto, como una constelación, que los millones de relojes brillan en la oscuridad y se mueven al compás de sus portadores, unidos por los hilos del tiempo, la telaraña mayor, el tejido de las transformaciones. Hay que entender el trabajo enorme que hay tras cada segundo, la acumulación de pequeños avances y retrocesos, dudas, cavilaciones. Hay que olvidarse de las imágenes fijas, del photo finish, del electrón como esfera suspendida en el espacio, mientras Miranda levanta el dedo, suelta una parte del aire que traía en los pulmones y se deja llevar como hace siempre.

Sexto encuentro

Standard

especie6.jpgSegregan de manera continua un hilo de baba con el que trazan figuras en el aire, entre las ramas de los árboles, curiosamente parecidas a las constelaciones clásicas. Pelean unos contra otros por nueces, bayas y raíces, pero se regalan mutuamente orugas y ciempiés. Le aúllan a la luna en cuarto menguante. Caminan de costado y son muy torpes cuando se acercan a un río. En primavera los machos se arrancan un mechón de pelo de la cola y se lo ofrecen a la hembra elegida. En verano emigran a la alta montaña, donde la baba se congela y las figuras en forma de constelación se hacen más complejas y permanentes. En otoño, la hembra devuelve el mechón correspondiente al macho elegido.

Quinto encuentro

Standard

especie5.jpgEn verano duermen de día y de la noche reptan por la jungla amazónica, con la boca abierta, sin pasar dos veces por el mismo sitio. En invierno duermen de noche y durante el día se levantan sobre las patas traseras y deambulan sin parar a través de los bosques nevados. No salen en las fotos, pero quien ha sentido en el hombro el toque suave de sus zarpas jamás podrá olvidar. Son casi ciegos, casi sordos, casi mudos. Tienen un hocico largo y delgado, que mantienen a la altura exacta del horizonte. Su alimento favorito es una hormiga dorada que vive a diez mil kilómetros de distancia: hace millones de años que ambas especies no se encuentran.

Cuarto encuentro

Standard

especie4.jpgComo los grillos, producen sonidos agudos frotando las alas. Pero, a diferencia de los grillos, logran una gran variedad de alturas y duraciones. El “canto” puede durar varios minutos, y es común que un ejemplar de esta especie responda al canto de otro reproduciéndolo casi igual, aunque con cambios situados de tal manera que es imposible no pensar en una parodia. El primer ejemplar suele insistir con su propio canto, poniendo énfasis en los fragmentos modificados, y entonces el segundo ejemplar puede repetir la parodia, pero alterando otros fragmentos. Los demás ejemplares de la misma zona acostumbran tomar partido por uno u otro de los contendientes, subrayando con su propio canto qué versión prefieren. Son legendarias las guerras entre distintas facciones de estos diminutos animales.

Responsabilidad

Standard

—Tierra —grita el vigía después de tres meses de navegación.

Las dudas del capitán, que han ido creciendo durante las últimas semanas, llegan al punto más alto. Decidir es imposible. Antes que se haga demasiado tarde, ordena dar media vuelta y le deja la responsabilidad a algún otro.

Tercer encuentro

Standard

especie3.jpgViven en las ciudades, donde se reproducen a gran velocidad. En pocos años han logrado desplazar a la mayoría de los humanos. Tienen dos patas. Pueden correr de once maneras diferentes, pero prefieren estar quietos. En edificios altos, los machos suelen ocupar los pisos inferiores, y las hembras los superiores. Las crías, en cuanto pueden andar solas, salen a jugar en plazas y parques. Se alimentan de animales urbanos: cucarachas, ratas, perros. Siempre están moviendo las orejas. De noche se hacen invisibles. A veces trazan marcas en paredes y pisos, rombos y espirales que nadie ha conseguido descifrar.

Segundo encuentro

Standard

especie2.jpgRecorren largas distancias en fila india, caminando con la cabeza baja. Esconden los ojos en una masa de pelo. Los martes se juntan de a tres para cazar conejos. Al comienzo del invierno cavan madrigueras en terrenos blandos, esperan las primeras nevadas y dejan que el techo se les desmorone encima. Tienen cinco dedos en cada pata. Cambian los dientes durante la primavera, a la vez que cambian de sexo. Según la ocasión se muestran desconfiados, lentos, astutos, tranquilos. De pequeños eligen una roca, para volver a frotarse en ella una vez por año. Son buenos nadadores. En días de lluvia se los ha visto andar en círculos.

Primer encuentro

Standard

especie.jpgNo se reproducen en cautiverio. Viven en los árboles. Hacen agujeros en la corteza y esconden tesoros escontrados: semillas, botones, fósforos. Se alimentan de pájaros, y luego construyen una especie de nido con las plumas. Jamás se miran a los ojos. Los machos tienen dos líneas de pelo blanco que les recorren el lomo de las orejas a la cola. Las hembras, una línea de pelo negro. Miden entre treinta y sesenta centímetros de largo. La mitad duerme de día, la otra mitad de noche. Prefieren las zonas húmedas y frías, pero en invierno se los ha visto cerca de los desiertos tropicales. Son solitarios. Pasan mucho tiempo quietos, sobre todo si alguien los mira. Cuando muerden algo metálico se mueren.

Encuestas

Standard

Gerd maneja demasiado rápido, tocando la banquina en cada curva, llevado encuestas por el olor del viento que empuja el parabrisas hacia atrás. Pero la palabra encuestas sobra en la frase anterior, vino de otra parte, llevada por el mismo aire que Gerd tortura a su paso, arrastrada en dirección a este texto por las tensiones internas de otro texto, expulsada letra a letra a la banquina de un lado de la autopista sólo para que llegara al otro lado de la misma autopista, escupida, intrusa aquí y allá como un jarabe amargo en el sector de la farmacia donde sólo se vende a los niños.

Bicicleta

Standard

Para acceder a la verdad última debo olvidar que conozco la palabra bicicleta. Y sin embargo paso el tiempo pensando en bicicleta, bicicleta, bicicleta, bicicleta. Irresponsable de mí. Estoy condenado.

Azul

Standard

Azul cobalto. Liza acerca la copa a la nariz hasta tocar el borde, física de asteroides, asimetría íntima. Paul toma despacio y sin parar, lo que anuncia una catástrofe para esta misma noche. La luz se esconde tras el biombo. En la mesa quedan restos de un postre obligatorio, chocolate avergonzado, lirios de campo. Las encuestas no hablan de esto. La luna está en otra parte, pero igual es de noche. Liza se ríe con el lado izquierdo. Paul, en espejo, con el derecho. Están de acuerdo en algo que ni sospechan.

Azul cobalto es el color de la electricidad.

¿Te gustaría?

Standard

¿Te gustaría mover camino,
comer el fuego,
hacerte la canilla,
saltar golosinas,
cortar el charco,
abrir el tonto,
encender los pies?

Seguro que hay un idioma en que se puede.

Feria de Palabras

Standard

En la Feria de Palabras había un tipo que encontraba significados para todas las combinaciones de cuatro letras. Otro tenía un adjetivo esdrújulo para cada persona que pasaba. Dos mujeres se alternaban para decir palabras, la primera usando letras de la A a la K, la otra el resto.

Hubo que cerrar el Pabellón Rimado, por la cacofonía que se generaba.

El Director de Verbos terminó renunciando por la presión de la Sociedad Adverbial.

Hubo muchos días nublados, jamás se cumplieron los horarios, la mitad de los stands estaba a oscuras, los colectivos dejaron de pasar por la puerta. Se armó un revuelo publicitario a partir de algunas palabras esponsoreadas y otras que terminaban en anto.

Se habló más de la cuenta.

Yo fui el viernes, cuando el humo era más espeso y los gritos se oían desde la plaza. Las ambulancias no daban abasto. Un helicóptero sobrevolaba la entrada a baja altura. Alguien entregaba volantes escritos en francés. Me quedé apenas media hora, y al salir encontré que todo era un poco menos claro.

Entonces llamó Candia y dijo: “Azul drástico morder.” Me rendí.

El sendero de las torres se llenó de gente apurada. Semáforo impotente. Guarida esquizofrénica. Jauría íntima. Danza panza. Atril. Cigueña. Simulacro.

No hubo dioses en la iglesia que erigieron a propósito. No hubo fieles. No hubo un domingo para pasar en el parque, lejos de las frases hechas. Se cansó el silencio. Se hizo tarde. Se hizo añicos. Se hizo odiar.

Cambió la perspectiva de las cosas, poco a poco, hasta que nadie pudo entrar a la salida, ni salir por los costados. No hubo frentes ni dorsos. Fin de las designaciones, start all over again.

Para el año que viene se dice que habrá algo de prolijidad, pero los regueros de tinta serán difíciles de limpiar.

En la kama

Standard

Kamasultra: Catálogo de posiciones sexuales extremas.

Kamasotra: Catálogo de posiciones sexuales aptas para cuando uno está siendo infiel.

Mamasutra: Catálogo de posiciones sexuales para edípicos.

Kakasutra: Catálogo de posiciones para utilizar un inodoro.

Karmasutra: Catálogo de posiciones sexuales a las que uno está condenado por sus acciones en vidas anteriores.

Famasutra: Catálogo de posiciones sexuales para estrellas de Hollywood y otros VIPs.

Kamasutura: Catálogo de técnicas para coser las heridas producidas por seguir los consejos de los catálogos anteriores.

Kamasufra

Standard

Kamasufra: Catálogo de posiciones sexuales que provocan dolor, molestias, impotencia, frigidez, discusiones, rencor, cansancio, desgano, depresión, disgustos en general.

Oferta

Standard

 

 

CASA FUNESTA
Servicios fúnebres
Lotería

 

¡Comprá aquí el número ganador
y hacemos tu sepelio gratis!

 

¡No pierdas tiempo!