Gente en el subte

Standard

Las dos quinceañeras, de pie junto a la puerta, chupan sus chupetines como si nunca hubiesen oído hablar de pornografía.

*

—Señoras y señores pasajeros, colaboren comprando estas lapiceras —dice el vendedor. Y olvida agregar: —Así tengo para hacerme otro tatuaje.

*

La pelirroja que está sentada junto a mí es muy flaca y muy bonita. Va a bajar en la próxima estación, así que se pone de pie. Se envuelve en un tapado negro, enorme, y luego envuelve el tapado en una especie de chal, también negro, también enorme, y se cuelga al hombro un bolso enorme y negro. Por fin se va por el pasillo, convertida en gorila.

Mujeres en el subte

Standard

Mujeres en el subte

Uñas largas, pintadas de marrón oscuro. Lee Vida de una geisha.

Uñas cortas, mordidas, en dedos nudosos. Lee Convenio bilateral.

Uñas redondas y rosadas. Se las pasa por el labio inferior, una y otra vez, ida y vuelta, ida y vuelta. No lee nada.

Está en medio de la gente

Standard

Foto por Eduardo Abel GimenezEstá en medio de la gente, en plaza Francia, el sábado a la tarde. Como todos, escucha al músico de la guitarra, el micrófono, el amplificador y los parlantes que termina de cantar “Muchacha (ojos de papel)”. El músico, mientras prepara la siguiente canción, se pone a bromear:

-Pobre flaco -dice-, escribió la canción a los catorce años y no sabía cómo era una mina.

Plink, plonk, hace la guitarra. El músico se ríe y sigue:

-”Ojos de papel”, “corazón de tiza”, “pechos de miel”, “voz de gorrión”. ¡Una verdadera cagada! Catorce años debía tener el flaco, y ni idea de cómo era una mina.

Casi nadie se ríe, y menos la chica de la foto, que está guardando algún secreto.

En una mesa del tenedor libre

Standard

En una mesa del tenedor libre que está un poco adelante y un poco a la izquierda de mí hay una chica más bien gordita, linda, con un escote rojo completamente abrumador, y sobre la prenda roja un saquito negro abierto. Está con su novio. Cuando él se levanta a buscar algo de comida, ella se cierra el saquito como una monja. Cuando el novio vuelve, asoma otra vez el abismo bordeado de rojo.

El bar está en silencio

Standard

El bar está en silencio hasta que se oyen unos pasos terribles desde el piso de arriba. Es una mujer de pantalón y saco marrones, que empieza a bajar la escalera de madera calzada con unos zuecos estruendosos. Suena como el carcelero que te viene a buscar para la silla eléctrica.