Predestinado

En la ruta 9, saliendo de Córdoba hacia Villa María, hay una estación de peaje. Desde la cabina, un hombre cierra el paso, cobra, abre el paso, cierra el paso, cobra, abre el paso, cierra, cobra, abre. La placa que queda frente a mis ojos tiene escrito su nombre: DIEGO BARRERA.

Author: Eduardo Abel Gimenez

0 thoughts on “Predestinado

  1. Ay Dios mio… y yo? Tons???? Ahora??? Vos sabés lo que significa mi nombre??
    Ya está, renuncio. Desde mañana que me den uno nuevo…
    😛

  2. Ché, Eduardo, decile a Luisa que mi nombre viene del árabe y significa añoranza, melancolía, la que vuelve sobre los recuerdos.
    Vine tarde, pero le respondí, que conste en acta 😛
    Besitos :***

  3. Qué bueno tener un nombre con un significado tan romántico. El mío, en cambio, es demasiado concreto: Axpe, según me dijeron mis parientes vascos, significa tan sólo “bajo la peña”. En fin, nada de qué enorgullecerse.

Responder a Eduardo Cancelar respuesta