Mudanza

Tras varios años en WordPress.com, volví a mudar La Mágica Web a mi hosting en DreamHost. Me escapé de acá por cuestiones de seguridad, que ahora parecen resueltas. La razón para volver es más que nada económica.

Todavía estoy luchando con el diseño: el que usaba en WordPress.com no está disponible para WordPress autogestionado. Pero eso es lo de menos; el problema está en las entradas rotas.

De a poco estoy arreglando los posts con música, que son más de ciento cuarenta, porque el reproductor de audio dejó de aparecer. Voy más o menos por la mitad. Muchos audios están en Archive.org, que hace un tiempo abandonó su reproductor hecho en Flash por otro distinto: esas entradas ya estaban rotas en WP.com. Los demás están alojados en WP.com, de donde el sistema que usé para la migración no los levantó, y tengo que volver a subirlos.

Cuando termine con el audio, me meto con los links a YouTube y a Google Maps, que también están rotos. Puede haber otras cosas que anden mal: lo iré viendo con el tiempo. Es lógico en un blog con más de 4.300 entradas hechas a lo largo de casi veinte años.

No sé si le interesa a alguien una nota administrativa como esta. Por ahí el mensaje es que me sigo ocupando de la historia del blog, del contenido gigantesco que esconde.

Mejorando el idioma (2)

¡Acá también tienen razón! “Extención” es mucho más elegante que la vulgar, casi grosera “extensión”. Piensen en “emoción”, “sensación”, “admiración”, frente a las horrendas “pulsión”, “extorsión”, “agresión”. Reconozco que alguien distraído podría encontrarse con “extención” y leer “exención”. Pero aun así se llevaría un sentido noble: ¿quién puede negar que “exención de pelo” es un modo más digno de mencionar la calvicie?

Mejorando el idioma

¡Tienen razón! ¿No es mejor la palabra “alcaucil” con esa hache en el medio?

7

6

5